ANDEMOS analiza los principales puntos de la reforma tributaria que afectan al sector automotor

1549

Bogotá, octubre de 2016Según ANDEMOS, Asociación Colombiana de Vehículos Automotores, la reforma tributaria debe enfocarse en organizar el desarrollo del sector de manera sostenible y mejorar su estructura. Muchos países en el mundo están utilizando mecanismos fiscales para promover la renovación con vehículos más limpios.

Sin embargo, como fue radicada la propuesta del Proyecto de Ley, los cambios no son significativos y no corrige ninguno de los problemas del sector como la alta tasa de obsolescencia de algunos grupos de la población vehicular, la falta de incentivos a la innovación y reposición del parque es ineficiente en recaudo, altamente discriminatoria y no tiene en cuenta ninguna consideración ambiental relevante.

El índice de motorización de Colombia es muy bajo para su nivel de desarrollo y las tasas de obsolescencia del parque automotor son muy altas, una combinación nefasta porque la base de recaudo es muy baja y las externalidades negativas por unidad muy altas por la alta edad de los vehículos”, afirma Oliverio Enrique García Basurto Presidente de ANDEMOS.

IVA puede contraer la demanda entre el 3 al 10 por ciento

Como está planteado el proyecto de ley radicado por el Gobierno, el incremento propuesto del 16 al 19 por ciento de IVA es bastante fuerte para los mercados.  Según cálculos de ANDEMOS, el impacto de incrementar tres puntos de IVA puede contraer la demanda de vehículos cero kilómetros entre el 3 al 10 por ciento, dependiendo el segmento de mercado. La Asociación recomienda un aumento escalonado del IVA de un punto anual y modificar la estructura para que promueva la renovación del parque e incentive los mercados.

Falta de incentivos que protegen al medio ambiente

En materia ambiental no hay ningún incentivo adicional para los vehículos eléctricos. Colombia se comprometió para 2030 en reducir en 20 por ciento las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en la Convención Marco de las Naciones Unidas (CMNUCC) sobre Cambio Climático. De esta reducción, el sector automotor debe aportar 9.72 millones de toneladas, lo cual va a ser prácticamente imposible alcanzar con la actual estructura tributaria.

En la pasada Reforma se introdujo un beneficio del 5 por ciento a vehículos eléctricos de servicio público, y a la fecha se han registrado 46 taxis y 1 bus eléctrico con este beneficio. Esto demuestra que la medida no es atractiva para que los consumidores cambien sus hábitos. “Por los enormes beneficios que traería al país la renovación de flota con vehículos híbridos y eléctricos, es clave que todos, sin importar el tipo de servicio que presten; particular, oficial y público, y las motos eléctricas, queden exentos del IVA como incentivo fiscal”, agregó García Basurto.

Parque Vehicular Obsoleto

La actual estructura grava a los vehículos en uso por su valor comercial y aplica tasas más bajas a los de menor valor, incentivando la obsolescencia. Como resultado de esto, según cálculos de ANDEMOS, el 33.8 por ciento del parque automotor tiene una edad de más de 20 años, el 17 por ciento del parque registra una edad entre 11 y 20 años y menos de la mitad de los vehículos registran una edad de 10 años o menos.

Para contener la obsolescencia vehicular, la práctica más común en otros países es gravar todos los vehículos, sin excepción, según el tamaño del motor, y aplicar estrictos límites de emisiones y revisiones técnico-mecánicas que limitan su vida útil” afirmó Garcia Basurto.

El proyecto de reforma propone en su Artículo 268, que los vehículos automotores de propiedad de entidades públicas no quedarían gravados con impuestos nacionales, departamentales, distritales ni municipales. Resulta que el parque automotor que más edad y obsolescencia registra en Colombia es el oficial. La edad promedio de este grupo es 18 años, y el 40 por ciento de los vehículos oficiales registrados en el RUNT reportan una edad superior a los 20 años, que por supuesto están generando altas cantidades de emisiones contaminantes.

Para García Basurto, “exonerar de impuestos a los vehículos más obsoletos y de propiedad de entidades públicas, técnicamente no es clara y tampoco rima con la intención de acabar con las exoneraciones para hacer el recaudo más eficiente. La experiencia internacional muestra que la política es gravar a todos los vehículos sin excepción”

Impuesto al Carbono no necesariamente apunta a la disminución de emisiones

La reforma propone un impuesto de 15.000 pesos por tonelada de CO2, y se ajustara con el IPC más un punto hasta alcanzar el equivalente de 1 UVT que actualmente es de 29.753 pesos, es decir el doble.

El impuesto al carbono se traduce a 135 pesos por galón de gasolina y 152 pesos por galón de diésel, y según establece el proyecto, se incrementará hasta que alcance el doble de valor.

Una manera que este impuesto al carbono puede mejorar a reducir las emisiones, es si el recaudo se destina a mejorar la calidad del combustible. Por ejemplo, Colombia suministra gasolina de 300 partes por millón (PPM) de azufre, muy alta comparado con los estándares internacionales que ya están entre 10 a 15 PPM, lo que impide que se puedan comercializar vehículos con tecnologías más limpias por la alta cantidad de azufre del combustible colombiano.

Impuesto al Consumo desbalanceado

El proyecto de ley no hace referencia al Impoconsumo que pagan algunos vehículos en la venta, y donde existen desbalances que afectan el recaudo, desincentiva la modernización y distorsionan los mercados.

Los tres casos en los que se aplica el Impuesto al Consumo al sector son:

  1. El impuesto al consumo castiga a los vehículos particulares de la subpartida 8703 con una tarifa de 16% cuyo valor FOB es de 30 mil dólares en adelante, mientras que los mismos vehículos por debajo del umbral pagan la mitad de la tarifa. Esta barrera desincentiva el ingreso de vehículos mejor especificados en materia de seguridad y ambientalmente más limpios, que aquellos que se encuentran por debajo del umbral.  La medida resulta contraria a la misma legislación colombiana, que establece que la seguridad de los usuarios se constituye en un principio rector del Código Nacional de Tránsito y en una prioridad del sistema y del sector transporte, además de estar mencionada en un informe del comité de comercio de la OECD sobre Colombia como un potencial problema de discriminación.
  1. El segundo caso se refiere a las camionetas Pick Ups de la partida 8704 que están sometidas también al pago de un Impoconsumo de 8%, mientras que vehículos de carga del mismo grupo 8704, que prestan exactamente el mismo servicio, están exentos de Impoconsumo. La experiencia internacional muestra que las camionetas Pick Ups reciben el mismo tratamiento tributario que el resto de su categoría, y en algunos países inclusive reciben un tratamiento preferencial en materia tributaria por tratarse de vehículos de trabajo con motores pequeños.
  1. Por ultimo las motos hasta 250cc fueron excluidas del Impoconsumo en la reforma de hace 4 años, mientras que las cilindradas que superan el umbral deben pagar el 8% de impuesto. La decisión de excluir las motos de menos de 250cc de este impuesto se aprobó en la reforma tributaria del 2012 sin ninguna justificación técnica. El 98% de los registros de motos recaen en el grupo exento, causando un fuerte desbalance en el recaudo tributario. Según cálculos de ANDEMOS, el estado está dejando de percibir al menos 200 mil millones al año con esta exención.

Andemos rueda por Colombia

ANDEMOS es la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores. Nació en 1947 y su objetivo es contribuir al crecimiento del sector automotor en el país basándose en buenas prácticas. Está constituida por empresas importadoras, comercializadoras y fabricantes de vehículos automotores.

Actualmente la asociación está compuesta por 17 empresas y 30 marcas asociadas al sector.

Dejar respuesta